La revelación es el alma misma de la teología. Sin ella, la teología sería, en el mejor de los casos, un ejercicio de filosofía abstracta, mirando el primer principio del orden creado y sin saber si es personal o relacional. En otras palabras, sin revelación, la teología sólo podría pedir que es dios pero no ¿Quien es Dios?. Es en nuestro estudio de quién es Dios, a través de la auto-revelación de Dios a nosotros, sus criaturas, que podemos acceder a un lado muy personal de Dios y tener una relación con él.

Cuando se trata de la teología de la revelación, hay tres principios que se encuentran en el corazón de cualquier estudio fructífero: la apertura humana a la revelación de Dios, la naturaleza objetiva de la revelación de Dios y la fuente de la revelación.

hombre abriendo

Para que ocurra la divulgación, se necesitan dos actores: uno que divulga y otro que recibe la divulgación. Si una persona tiene un corazón completamente cerrado a la intrusión de Dios en nuestro mundo, entonces la obra de revelación se vuelve infructuosa, porque nadie permanece abierto a recibir el don.

Por eso la revelación siempre tendrá un naturaleza subjetiva. Con esto no queremos decir relatividad, lo que significa que la verdad no es absoluta. Más bien, la subjetividad de la revelación significa que siempre se dirige a un objeto, es decir, a toda la humanidad. Dios nos creó con el deseo de estar con él porque esa es la base de su propósito original en la creación. Fuimos creados para Dios, y ese propósito nunca nos ha abandonado, incluso con la caída de Adán y Eva. Esto significa que la apertura a Dios está integrada en nuestra naturaleza. Esto también significa que la revelación de Dios debe dirigirse a nuestra humanidad de una manera que podamos entender. Por lo tanto, no sólo iluminará las mentes individuales, sino que actuará y hablará en la historia para que pueda percibir y comprender al hombre.

naturaleza objetiva

Esta necesidad de apelar al corazón humano también tiene un reverso, ya que escuchar a Dios requiere de nuestra parte la obediencia necesaria para responder a la Palabra de Dios en la fe. Si Dios es Dios, entonces Dios sabe mejor lo que es mejor para nosotros. Significa que la revelación de Dios de quién es él y lo que nos enseña sobre cómo vivir requiere obediencia de nuestra parte. Esta revelación no es para jugar con ella o tomarla a la ligera, sino algo a lo que humildemente nos sometemos y moldeamos nuestras vidas.

fuente de descubrimiento

Constitución del Concilio Vaticano II Dei Verbum (Sobre la Palabra de Dios) es quizás uno de los mayores tesoros mágicos del siglo XX. Pone de forma clara y concisa la fuente de la revelación en Jesucristo, quien, como Palabra de Dios, es aquel por quien todas las cosas fueron hechas. Él es, pues, aquel en quien toda creación encuentra su origen y su fin en este Verbo hecho carne en Jesucristo. Como plenitud de la revelación, Jesús es la revelación. Él es la fuente de la revelación de Dios a Israel, en secreto, y cumple este pacto en su persona.

Credo. Iglesia Santa, Católica y Apostólica

Esto nos ayuda a poner la Escritura y la Tradición en el orden correcto. La tradición es la Palabra de Dios transmitida en la vida de la Iglesia. La tradición transmite de generación en generación todo lo que los Apóstoles transmitieron por primera vez a la Iglesia en los primeros días de la predicación y la enseñanza. La tradición está protegida por la gracia del Espíritu Santo, pero para ser comunicada lo más ampliamente posible, también se pone por escrito y se convierte en los textos inspirados del Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento es igual de importante, importante e inspirado porque allana el camino y señala a Jesús. La Escritura y la Tradición, pues, tienen su raíz en la persona de Jesús, porque él es la verdadera revelación de la que dan testimonio la Escritura y la Tradición.

El Padre Harrison Eyre es sacerdote en la Diócesis de Victoria, Columbia Británica. Síguelo en Twitter en @FrHarrison:. Lea más en la serie Introducción a la teología aquí.

Publicaciones vistas: 8981


#https://www.simplycatholic.com/introduction-to-revelation/#

C:\Users\juanr\Desktop\Simbolismos de la Eucaristía Inmersión en rituales sagrados.jpgSimbolismos de la Eucaristía: Inmersión en rituales sagrados

Puede que también le interese..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *