Todas las novenas para rezar

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

San Felipe Neri, también conocido como el Apóstol de Roma, fue un sacerdote italiano del siglo XVI. Se destaca especialmente por fundar una sociedad de sacerdotes seculares llamada Congregación del Oratorio.

San Felipe Neri también es especialmente conocido por mostrar el lado humorístico de la santidad, así como por ser extremadamente humilde, ya que la humildad fue una de las virtudes más importantes que trató de enseñar a los demás.

Cuando se le preguntaba cómo orar, San Felipe Neri respondía: “Sé humilde y obediente, y el Espíritu Santo te enseñará”.

Su fiesta es el 26 de mayo, ¡pero puedes orar por su intercesión en cualquier momento!

Esta oración de novena es de Juan Henry Newman

Todas las novenas para rezarNovena de San Pedro

Oraciones de la Novena de San Felipe Neri

Novena a San Felipe Neri – Día 1

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

la humildad de felipe

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Si Felipe se enteraba de que alguien había cometido un delito, decía: “Gracias a Dios que no lo he hecho peor”.

En la confesión derramaba abundantes lágrimas y decía: “Nunca he hecho una buena acción”.

Todas las novenas para rezarNovena a San Pedro Damián

Cuando una penitente mostró que no podía soportar la rudeza que le mostraban ciertas personas que tenían grandes obligaciones con él, él le respondió: “Si yo fuera humilde, Dios no me enviaría esto”.

Cuando uno de sus hijos espirituales le dijo: «Padre, quiero tener algo tuyo por devoción, porque sé que eres un santo», se volvió hacia ella con el rostro lleno de ira y prorrumpió en estas palabras: “¡Fuera contigo! Soy un demonio, y no un santo.

A otro que le decía: “Padre, me ha venido la tentación de pensar que no eres aquello por lo que el mundo te toma”, él le respondió: “Estate seguro de esto, que soy un hombre como mis prójimos, y nada mas.»

Si oía de alguno que tuviera una buena opinión de él, solía decir: “¡Pobre de mí! ¡Cuántas pobres muchachas serán más grandes en el Paraíso que yo!

Evitó todas las marcas de honor. No podía soportar recibir ninguna señal de respeto. Cuando la gente quería tocar su ropa y se arrodillaba al pasar, solía decir: “¡Levántate! ¡Fuera de mi camino!» No le gustaba que la gente le besara la mano; aunque a veces les permitía hacerlo, para no herir sus sentimientos.

Era enemigo de toda rivalidad y contienda. Siempre tomaba en buena parte todo lo que le decían. Le disgustaba especialmente la afectación, ya fuera al hablar, al vestir o en cualquier otra cosa.

Todas las novenas para rezarNovena de San Peregrino

No podía soportar personas de dos caras; en cuanto a los mentirosos, no podía soportarlos, y continuamente les recordaba a sus hijos espirituales que los evitaran como lo harían con una pestilencia.

Siempre pedía consejo, incluso en asuntos de menor importancia. Su consejo constante a sus penitentes era que no confiaran en sí mismos, sino que siempre siguieran el consejo de los demás y obtuvieran tantas oraciones como pudieran.

Le complacía ser poco estimado, más aún, incluso despreciado.

Tenía una manera muy agradable de hacer negocios con los demás, una gran dulzura en la conversación y estaba lleno de compasión y consideración.

Siempre tuvo aversión a hablar de sí mismo. Las frases «Dije», «Hice», rara vez estaban en su boca. Exhortó a los demás a que nunca hicieran alarde de sí mismos, especialmente en aquellas cosas que tendían a su crédito, ya fuera en serio o en broma.

Como San Juan Evangelista, cuando era anciano, decía continuamente: “Hijitos, ámense los unos a los otros”, así Felipe siempre repetía su lección favorita: “Sé humilde; piensen poco en ustedes mismos.”

Todas las novenas para rezarNovena de San Pedro Calungsod

Dijo que si hicimos una buena obra y otro se atribuyó el mérito de ella, debemos regocijarnos y dar gracias a Dios.

Dijo que nadie debería decir: “¡Oh! no caeré, no cometeré pecado”, pues era una clara señal de que caería. Estaba muy disgustado con aquellos que se excusaban y llamaban a tales personas. “My Lady Eve”, porque Eve se defendió a sí misma en lugar de ser humilde.

Oración

Felipe, mi glorioso patrón, que tuviste por escoria la alabanza y hasta la buena estima de los hombres, alcánzame también a mí, de mi Señor y Salvador, esta bella virtud con tus oraciones. Cuán altivos son mis pensamientos, cuán despectivas son mis palabras, cuán ambiciosas son mis obras. Gana para mí esa baja estima de mí mismo con la que fuiste dotado; obtén para mí un conocimiento de mi propia nada, para que pueda regocijarme cuando soy despreciado, y siempre busque ser grande solo a los ojos de mi Dios y Juez.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 2

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

la devocion de felipe

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

La llama interna de devoción en Felipe era tan intensa que a veces se desmayaba a consecuencia de ella, o se veía obligado a tirarse en su cama, bajo la enfermedad del amor divino.

Cuando era joven, a veces sentía este fervor divino con tanta vehemencia que no podía contenerse, arrojándose como en agonía al suelo y gritando: “¡No más, Señor, no más!”.

Lo que San Pablo dice de sí mismo pareció cumplirse en Felipe: “Estoy lleno de consolación, sobreabundé de alegría”.

Sin embargo, aunque disfrutaba de las dulzuras, solía decir que deseaba servir a Dios, no por interés, es decir, porque había placer en ello, sino por puro amor, aunque no sentía ninguna gratificación en amarlo.

Cuando era laico, se comunicaba todas las mañanas. Cuando era viejo, tenía frecuentes éxtasis durante su Misa.

Por eso es costumbre en los cuadros de Felipe pintarlo con vestiduras rojas, para dejar constancia de su ardiente deseo de derramar su sangre por amor a Cristo.

Era tan devoto de su Señor y Salvador que siempre pronunciaba el nombre de Jesús con una dulzura indescriptible. Tenía también un placer extraordinario en decir el Credo, y era tan aficionado al “Padre Nuestro” que se demoraba en cada petición de tal manera que parecía que nunca las terminaría.

Tenía tal devoción al Santísimo Sacramento que, cuando estaba enfermo, no podía dormir hasta que se había comulgado.

Cuando leía o meditaba la Pasión, se le veía palidecer como la ceniza y sus ojos se llenaban de lágrimas.

Una vez que estaba enfermo, le trajeron algo de beber. Tomó el vaso en su mano, y cuando se lo estaba llevando a la boca se detuvo y comenzó a llorar amargamente. Gritó: “Tú, Cristo mío, sobre la cruz tuviste sed, y no te dieron a beber sino hiel y vinagre; y estoy en la cama, con tantas comodidades a mi alrededor, y tantas personas para atenderme.”

Sin embargo, Philip no dio mucha cuenta de esta calidez y agudeza de sentimiento; porque dijo que la Emoción no era Devoción, que las lágrimas no eran señal de que un hombre estuviera en la gracia de Dios, ni debemos suponer que un hombre es santo simplemente porque llora cuando habla de religión.

Felipe era tan devoto de la Santísima Virgen que tenía su nombre continuamente en la boca. Tuvo dos eyaculaciones en su honor. Uno, “Virgen María, Madre de Dios, ruega a Jesús por mí”. La otra, simplemente “Virgen Madre”, pues dijo que en esas dos palabras se contienen todas las alabanzas posibles a María.

Tenía también una singular devoción a Santa María Magdalena, en cuya vigilia nació, ya los Apóstoles Santiago y Felipe; también por San Pablo Apóstol, y por Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia.

Oración

Felipe, mi glorioso Patrono, obtén para mí una parte de ese don que tan abundantemente tuviste. ¡Pobre de mí! tu corazón ardía de amor; la mía está toda congelada hacia Dios, y viva sólo para las criaturas. Amo al mundo, que nunca podrá hacerme feliz; mi mayor anhelo es estar bien aquí abajo. Oh mi Dios, ¿cuándo aprenderé a amar nada más que a Ti? Consígueme, oh Felipe, un amor puro, un amor fuerte y un amor eficaz, para que, amando a Dios aquí en la tierra, pueda gozar de verlo, junto contigo y todos los santos, en lo sucesivo en el cielo.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 3

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

Ejercicio de oración de Felipe

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Desde muy niño el siervo de Dios se entregó a la oración, hasta que adquirió tal hábito de ella, que, dondequiera que estuviese, su mente estaba siempre elevada a las cosas celestiales.

A veces se olvidaba de comer; a veces, cuando se vestía, se iba fuera, siendo llevado en su pensamiento al cielo, con los ojos abiertos, pero abstraído de todas las cosas a su alrededor.

Era más fácil para Felipe pensar en Dios, que para los hombres del mundo pensar en el mundo.

Si alguien entrara en su habitación de repente, lo más probable es que lo encontrara tan absorto en la oración que, cuando se le habló, no dio la respuesta correcta y tuvo que dar una vuelta o dos de un lado a otro de la habitación antes de volver completamente en sí. él mismo.

Si cedía a su hábito de oración en el grado más insignificante, inmediatamente se perdía en la contemplación.

Era necesario distraerlo para que este continuo estiramiento de la mente no fuera perjudicial para su salud.

Antes de hacer negocios, por triviales que fueran, siempre rezaba; cuando se le hacía una pregunta, nunca respondía hasta que se recobraba.

Comenzaba a rezar al acostarse, y al despertar, y no solía dormir más de cuatro, oa lo sumo cinco horas.

A veces, si alguien demostraba haber observado que Felipe se acostaba tarde o se levantaba temprano para rezar, respondía: “El paraíso no está hecho para perezosos”.

Estaba más concentrado que de ordinario en la oración en las fiestas más solemnes, o en un momento de necesidades espirituales urgentes; sobre todo, en Semana Santa.

A los que no podían hacer largas meditaciones, les aconsejó que elevaran sus mentes repetidamente a Dios en oraciones jaculatorias, como «Jesús, aumenta mi fe», «Jesús, haz que nunca te ofenda».

Felipe introdujo la oración familiar en muchas de las principales casas de Roma.

Cuando uno de sus penitentes le pidió que le enseñara a orar, él respondió: “Sé humilde y obediente, y el Espíritu Santo te enseñará”.

Tenía una devoción especial por la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, y diariamente derramaba ante Él las más fervientes oraciones por dones y gracias.

Una vez, cuando pasaba la noche en oración en las Catacumbas, se produjo aquel gran milagro de la Divina presencia del Espíritu Santo descendiendo sobre él bajo la apariencia de una bola de fuego, entrando en su boca y alojándose en su pecho, desde en cuyo momento tuvo una palpitación sobrenatural del corazón.

Solía ​​decir que cuando nuestras oraciones están en camino de ser concedidas, no debemos detenernos, sino orar con el mismo fervor que antes.

Especialmente recomendaba a los principiantes que meditaran en las cuatro últimas cosas, y solía decir que el que en sus pensamientos y temores no baja al infierno en su vida, corre un gran riesgo de ir allí cuando muera.

Cuando quiso mostrar la necesidad de la oración, dijo que un hombre sin oración era un animal sin razón.

Muchos de sus discípulos mejoraron mucho en este ejercicio, no sólo religiosos, sino seglares, artesanos, comerciantes, médicos, abogados y cortesanos, y se convirtieron en hombres de oración tales como para recibir favores extraordinarios de Dios.

Oración

Felipe, mi santo Patrono, enséñame con tu ejemplo, y gana para mí con tus intercesiones, a buscar a mi Señor y Dios en todo tiempo y en todo lugar, y a vivir en Su presencia y en sagrada relación con Él. Así como los hijos de este mundo admiran a los hombres ricos o a los hombres en posición por el favor que desean, así pueda yo levantar siempre mis ojos, manos y corazón hacia el cielo, y dirigirme a la Fuente de todo bien para aquellos bienes que Necesito. Así como los hijos de este mundo conversan con sus amigos y encuentran su placer en ellos, así yo pueda estar siempre en comunión con los Santos y los Ángeles, y con la Santísima Virgen, la Madre de mi Señor. Ora conmigo, oh Felipe, como oraste con tus penitentes aquí abajo, y entonces la oración me será dulce como a ellos.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 4

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

la pureza de felipe

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Felipe, sabiendo muy bien el placer que Dios tiene en la limpieza del corazón, tan pronto como llegó a la edad de la discreción y al poder de distinguir entre el bien y el mal, se dispuso a hacer la guerra contra los males y las sugestiones de su enemigo, y nunca descansó hasta que obtuvo la victoria. Así, no obstante haber vivido en el mundo cuando joven, y haber conocido a toda clase de personas, conservó su virginidad sin mancha en aquellos peligrosos años de su vida.

Nunca se oyó palabra de sus labios que ofendiera la más severa modestia, y en su vestido, porte y semblante manifestaba la misma hermosa virtud.

Un día, siendo aún un laico, algunos libertinos lo tentaron descaradamente a cometer pecado. Cuando vio que la huida era imposible, comenzó a hablarles de la fealdad del pecado y de la terrible presencia de Dios. Esto lo hizo con tal angustia manifiesta, tal seriedad y tal fervor, que sus palabras traspasaron sus corazones abandonados como una espada, y no solo los persuadieron a abandonar su horrible pensamiento, sino que incluso los rescataron de sus malos caminos.

En otro tiempo unos malos, que están acostumbrados a pensar que nadie es mejor que ellos mismos, lo invitaron con algún pretexto a su casa, creyendo que no era lo que el mundo creía que era; y luego, habiéndose apoderado de él, lo arrojó a una gran tentación. Felipe, en esta estrechez, encontrando las puertas cerradas, se arrodilló y se puso a orar a Dios con tan asombroso fervor y sentida elocuencia celestial, que los dos pobres desgraciados que estaban en la habitación no se atrevieron a hablarle, y al fin ellos mismos lo dejó y le dio una vía de escape.

Su pureza virginal resplandecía en su semblante. Sus ojos eran tan claros y brillantes, incluso hasta los últimos años de su vida, que ningún pintor logró nunca dar la expresión de ellos, y no era fácil para nadie seguir mirándolo por mucho tiempo, porque deslumbraba. ellos como un Ángel del Paraíso.

Además, su cuerpo, aun en su vejez, desprendía una fragancia que, aun en su vejez decrépita, refrescaba a los que se le acercaban; y muchos decían que sentían la devoción infundida en ellos por el mero olor de sus manos.

En cuanto al vicio contrario. El mal olor no era para el Santo una mera figura del lenguaje, sino una realidad, para que pudiera detectar a aquellos cuyas almas estaban ennegrecidas por él; y decía que era tan horrible que nada en el mundo podía igualarlo, nada, en fin, sino el mismo Espíritu Maligno. Antes de que sus penitentes comenzaran su confesión, a veces decía: “Oh, hijo mío, ya conozco tus pecados”.

Muchos confesaron que fueron librados inmediatamente de las tentaciones con sólo ponerles las manos sobre la cabeza. La mera mención de su nombre tenía el poder de proteger de Satanás a los que eran atacados por sus dardos de fuego.

Exhortó a los hombres a no confiar nunca en sí mismos, independientemente de la experiencia que pudieran tener de sí mismos, o de la duración de sus hábitos de virtud.

Decía que la humildad era la verdadera guardia de la castidad; y que no tener piedad de otro en tales casos era presagio de una pronta caída en nosotros mismos; y que cuando encontraba a un hombre censor, y seguro de sí mismo, y sin miedo, lo daba por perdido.

Oración

Felipe, mi glorioso Patrono, que siempre conservaste inmaculado el blanco lirio de tu pureza, con tan celoso cuidado que la majestad de esta bella virtud resplandecía en tus ojos, resplandecía en tus manos, y era fragante en tu aliento, alcánzame que don del Espíritu Santo, para que ni las palabras ni el ejemplo de los pecadores hagan alguna impresión en mi alma. Y como es evitando las ocasiones de pecado, por la oración, por el mantenimiento de mi trabajo y por el uso frecuente de los Sacramentos, como debo someter a mi temible enemigo, obtén para mí la gracia de perseverar en estas observancias necesarias.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 5

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

La ternura del corazón de Felipe

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Philip no podía soportar la vista misma del sufrimiento; y aunque aborrecía las riquezas, siempre deseó tener dinero para dar limosnas.

No podía soportar ver niños escasamente vestidos, e hizo todo lo que pudo para conseguirles ropa nueva.

La inocencia oprimida y sufriente le preocupaba especialmente; cuando un caballero romano fue falsamente acusado de haber sido la muerte de un hombre, y fue encarcelado, llegó a presentar su causa ante el Papa, y obtuvo su liberación.

Un sacerdote fue acusado por algunas personas poderosas y era probable que sufriera las consecuencias. Philip asumió su causa con tal entusiasmo que demostró su inocencia ante el público.

En otra ocasión, al enterarse de algunos gitanos que habían sido injustamente condenados a trabajos forzados, fue al Papa y procuró su libertad. Su amor por la justicia era tan grande como su ternura y compasión.

Poco después de convertirse en sacerdote hubo una gran hambruna en Roma, y Se le enviaron seis panes como regalo. Sabiendo que había en la misma casa un pobre extranjero que padecía de falta de alimentos, se los dio todos, y el primer día no tuvo más que aceitunas para comer.

Felipe tenía una ternura especial hacia los artesanos y aquellos que tenían dificultades para vender sus productos. Eran dos relojeros, hábiles artistas, pero viejos y cargados de familias numerosas. Les hizo un gran pedido de relojes y se las arregló para venderlos entre sus amigos.

Su celo y liberalidad brillaron especialmente hacia las niñas pobres. Les proveyó cuando no tenían otros medios de provisión. Encontró dotes matrimoniales para algunos de ellos; a otros les dio lo suficiente para ganar su admisión en los conventos.

Era especialmente bueno con los presos, a quienes enviaba dinero varias veces a la semana.

No puso límites a su afecto por los pobres acobardados y tímidos, y fue más liberal en sus limosnas hacia ellos.

Los estudiantes pobres fueron otro objeto de su especial compasión; les proporcionó no sólo comida y ropa, sino también libros para sus estudios. Para ayudar a uno de ellos vendió todos sus propios libros.

Sintió profundamente cualquier bondad que se le hiciera, de modo que uno de sus amigos dijo: «No podrías hacerle un regalo a Felipe sin recibir otro de él de doble valor».

Era muy tierno con los animales brutos. Al ver que alguien ponía el pie sobre una lagartija, gritó: “¡Cruel compañero! ¿Qué te ha hecho ese pobre animal?

Al ver a un carnicero herir a un perro con uno de sus cuchillos, no pudo contenerse y le costó mucho mantener la calma.

No podía soportar la menor crueldad que se le mostrara a los animales brutos bajo cualquier pretexto. Si entraba un pájaro en la habitación, abría la ventana para que no lo atraparan.

Oración

Felipe, mi glorioso Abogado, enséñame a mirar todo lo que veo a mi alrededor según tu patrón como criaturas de Dios. Que nunca olvide que el mismo Dios que me hizo a mí, hizo el mundo entero, y todos los hombres y todos los animales que están en él. Concédeme la gracia de amar todas las obras de Dios por amor a Dios, ya todos los hombres por amor a mi Señor y Salvador que los ha redimido por la Cruz. Y especialmente permíteme ser tierno, compasivo y amoroso con todos los cristianos, como mis hermanos en la gracia. Y tú, que en la tierra fuiste tan tierno con todos, sé especialmente tierno con nosotros, y compadécete de nosotros, sopórtanos en todas nuestras tribulaciones y gánanos de Dios, con quien moras en luz beatífica, todas las ayudas necesaria para llevarnos a salvo a Él y a ti.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 6

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

La alegría de Philip

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Felipe recibía a los que le consultaban con singular benignidad, y los recibía, aunque extraños, con tanto cariño como si los estuviese esperando mucho tiempo. Cuando se le pidió que se divirtiera, lo hizo; cuando se le pidió que sintiera simpatía por los afligidos, estaba igualmente dispuesto.

A veces dejaba sus oraciones y bajaba a divertirse y bromear con los jóvenes, y por esta dulzura, condescendencia y conversación juguetona ganaba sus almas.

No podía soportar que nadie estuviera abatido o pensativo, porque la espiritualidad siempre es herida por ello; pero cuando veía a alguien grave y melancólico, solía decir: “Alégrate”. Tenía una particular y marcada inclinación por las personas alegres.

Al mismo tiempo, era un gran enemigo de cualquier cosa como la rudeza o la tontería; pues un espíritu bufonesco no sólo no avanza en la religión, sino que desarraiga incluso lo que ya está allí.

Un día le devolvió la alegría al Padre Francesco Bernardi, de la Congregación, simplemente pidiéndole que corriera con él, diciéndole: “Ven, corramos juntos”.

Sus penitentes sintieron ese gozo de estar en su aposento que decían, el aposento de Felipe no es un aposento, sino un Paraíso terrenal.

Para otros, simplemente pararse en la puerta de su habitación, sin entrar, era una liberación de todos sus problemas. Otros recuperaron la tranquilidad perdida simplemente mirando a Philip a la cara. Soñar con él fue suficiente para consolar a muchos. En una palabra, Felipe fue un refrigerio perpetuo para todos los que estaban en la perplejidad y la tristeza.

Nadie vio nunca a Felipe melancólico; los que acudían a él siempre lo encontraban con un semblante alegre y sonriente, pero mezclado con gravedad.

Cuando estaba enfermo, no tanto recibía como impartía consuelo. Nunca se le oyó cambiar de voz, como suelen hacer los inválidos, sino que hablaba con el mismo tono sonoro que cuando estaba bien. Una vez, cuando los médicos lo hubieron entregado, dijo, con el salmista: “Paratus sum et non sum turbatus” (“Estoy listo y no estoy turbado”). Recibió la Extremaunción cuatro veces, pero con el mismo semblante tranquilo y alegre.

Oración

Felipe, mi glorioso Abogado, que siempre seguiste los preceptos y el ejemplo del Apóstol San Pablo, gozándote siempre en todas las cosas, obtén para mí la gracia de la perfecta resignación a la voluntad de Dios, de la indiferencia a las cosas de este mundo y de una constante vista del cielo; para que nunca me sienta defraudado por las divinas providencias, nunca abatido, nunca triste, nunca inquieto; que mi rostro sea siempre abierto y alegre, y mis palabras amables y agradables, como corresponde a quienes, en cualquier estado de vida, tienen el mayor de todos los bienes, el favor de Dios y la perspectiva de la bienaventuranza eterna.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 7

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

la paciencia de felipe

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Felipe fue durante años y años el blanco y el hazmerreír de todos los parásitos de los grandes palacios de la nobleza en Roma, que decían todo lo malo de él que se les pasaba por la cabeza, porque no les gustaba ver a un virtuoso. y hombre concienzudo.

Esta sarcástica charla en su contra duró años y años; de modo que Roma estaba llena de ello, y por todas las tiendas y casas de cuentas los holgazanes y los malos no hacían más que ridiculizar a Felipe.

Cuando le echaban alguna calumnia, no la tomaba a mal en lo más mínimo, sino que con la mayor serenidad se contentaba con una simple sonrisa.

Una vez el sirviente de un señor comenzó a insultarlo con tanta insolencia que una persona de consideración, que presenciaba el insulto, estuvo a punto de echarle mano; pero, cuando vio con qué dulzura y alegría Felipe lo tomó, se contuvo, y desde entonces tuvo a Felipe como un santo.

A veces, sus propios hijos espirituales, e incluso aquellos que tenían las mayores obligaciones con él, lo trataban como si fuera una persona grosera y tonta; pero no mostró ningún resentimiento.

Una vez, cuando era Superior de la Congregación, uno de sus súbditos le arrebató una carta de la mano; pero el santo tomó la afrenta con incomparable mansedumbre, y ni en la mirada, ni en la palabra, ni en el gesto delató la menor emoción.

La paciencia se había convertido tan completamente en un hábito para él, que nunca se le vio apasionado. Refrenó el primer movimiento de sentimiento resentido; su semblante se calmó al instante y reasumió su habitual sonrisa modesta.

Oración

Felipe, mi santo Abogado, que soportaste la persecución y la calumnia, el dolor y la enfermedad, con tan admirable paciencia, alcánzame la gracia de la verdadera fortaleza en todas las pruebas de esta vida. ¡Pobre de mí! ¡Cómo necesito paciencia! Me asusto ante cualquier pequeño inconveniente; Me enfermo bajo cada aflicción ligera; Me enciendo en cada contradicción insignificante; Me inquieto y me enfado con cada pequeño sufrimiento del cuerpo. Consígueme la gracia de entrar con buena voluntad en todas las cruces que pueda recibir día tras día de mi Padre Celestial. Permíteme que te imite, como tú imitaste a mi Señor y Salvador, para que así como tú alcanzaste el cielo con tu sosegada paciencia de los dolores corporales y mentales, también yo alcance el mérito de la paciencia y la recompensa de la vida eterna.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 8

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

El cuidado de Felipe por la salvación de las almas

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Cuando era un joven sacerdote, y había reunido a su alrededor a un número de personas espirituales, su primer deseo fue ir con todos ellos a predicar el evangelio a los paganos de la India, donde San Francisco Javier estaba comprometido en su maravillosa carrera, y solo abandonó la idea en obediencia a los hombres santos a quienes consultó.

En cuanto a los malos cristianos en casa, tan extremo deseo tenía de su conversión, que aun cuando era anciano tomó severas disciplinas en favor de ellos, y lloró por sus pecados como si hubieran sido suyos. propio.

Siendo laico, convirtió con un sermón a treinta jóvenes disolutos.

Tuvo éxito, bajo la gracia de Dios, en traer de vuelta a casi un número infinito de pecadores a los caminos de la santidad. Muchos en la hora de la muerte gritaron: «¡Bendito sea el día en que conocí por primera vez al Padre Felipe!» Otros, “El padre Felipe atrae las almas como el imán atrae el hierro”.

Con miras al cumplimiento de lo que consideraba su misión especial, se entregó por completo a escuchar confesiones, con exclusión de cualquier otro empleo. Antes del amanecer, generalmente se había confesado con un buen número de penitentes en su propia habitación. Bajaba a la iglesia al amanecer y nunca salía de ella hasta el mediodía, excepto para decir misa. Si no venía ningún penitente, se quedaba cerca de su confesionario, leyendo, rezando el oficio o rezando el rosario. Si estaba en oración, si estaba en sus comidas, se interrumpía de inmediato cuando llegaban sus penitentes.

Nunca interrumpió su audiencia de confesiones por ninguna enfermedad, a menos que el médico se lo prohibiera.

Por la misma razón mantuvo abierta la puerta de su habitación, para estar expuesto a la vista de todos los que pasaban por allí.

Tenía una ansiedad particular por los niños y los jóvenes. Estaba muy ansioso de tenerlos siempre ocupados, porque sabía que la ociosidad era la madre de todos los males. A veces hacía trabajo para ellos, cuando no podía encontrar ninguno.

Les permitía hacer el ruido que quisieran acerca de él, si al hacerlo los estaba protegiendo de la tentación. Cuando un amigo le reprendió por permitir que interfirieran con él, respondió: “Mientras no pequen, pueden cortar leña sobre mi espalda”.

Los Padres Dominicos le permitieron sacar a sus novicios para la recreación. Solía ​​deleitarse de verlos en su comida festiva. Solía ​​decir: “Comed, hijos míos, y no tengáis escrúpulos por ello, porque me engorda miraros”; y luego, cuando terminó la cena, les hizo sentarse en un círculo alrededor de él, y les contó los secretos de sus corazones, y les dio buenos consejos, y los exhortó a la virtud.

Tenía un poder notable de consolar a los enfermos y de librarlos de las tentaciones con que los asalta el demonio.

A su celo por la conversión de las almas, Felipe unió siempre el ejercicio de las obras de misericordia corporales. Visitaba a los enfermos en los hospitales, les servía en todas sus necesidades, hacía sus camas, barría el suelo a su alrededor y les daba de comer.

Oración

Felipe, mi santo Patrono, que tanto cuidaste de las almas de tus hermanos, y especialmente de tu propio pueblo, cuando estabas en la tierra, no descuides tu cuidado ahora, cuando estás en el cielo. Quédate con nosotros, que somos tus hijos y tus clientes; y, con tu mayor poder con Dios, y con tu más íntima percepción de nuestras necesidades y nuestros peligros, guíanos por el camino que conduce a Dios ya ti. Sé para nosotros un buen padre; haz que nuestros sacerdotes sean irreprensibles e irreprochables o escandalosos; haz obedientes a nuestros niños, prudentes y castos a nuestros jóvenes, sabios y amables a nuestros cabezas de familia, alegres y fervorosos a nuestros ancianos, y edifiquémonos, por tu poderosa intercesión, en la fe, la esperanza, la caridad y todas las virtudes.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Novena a San Felipe Neri – Día 9

Únase a rezar la Novena de San Felipe Neri

Los dones milagrosos de Philip

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Las grandes y sólidas virtudes de Felipe fueron coronadas y adornadas por la divina Majestad con diversos y extraordinarios favores, que en vano se valió de todos los artificios, si cabe, para disimular.

Fue beneplácito de Dios hacerle penetrar sus inefables misterios y conocer sus maravillosas providencias por medio de éxtasis, raptos y visiones, que fueron frecuentes durante toda su vida.

Un amigo que iba una mañana a confesarse con él, al abrir suavemente la puerta de su habitación, vio al Santo en el acto de oración, levantado sobre sus pies, los ojos mirando al cielo, las manos extendidas. Se quedó un rato mirándolo, y luego, acercándose a él, le habló, pero el santo no lo percibió en absoluto. Este estado de abstracción continuó unos ocho minutos más; luego volvió en sí.

Tuvo el consuelo de ver en visión las almas de muchos, especialmente de sus amigos y penitentes, ir al cielo. En efecto, los que tenían intimidad con él tenían por cierto que ninguno de sus hijos espirituales moría sin que él fuera certificado del estado de sus almas.

Felipe, tanto por su santidad como por su experiencia, pudo discriminar entre visiones verdaderas y falsas. Fue serio en advertir a los hombres contra el engaño, lo cual es muy fácil y probable.

Felipe fue especialmente eminente, incluso entre los santos, por sus dones de predecir el futuro y leer el corazón. Los ejemplos de estos dones que podrían producirse llenarían volúmenes. Predijo la muerte de algunos; predijo la recuperación de otros; predijo el curso futuro de otros; predijo el nacimiento de niños a los que no tenían hijos; predijo quiénes serían los Papas antes de su elección; tenía el don de ver las cosas a distancia; y él sabía lo que estaba pasando en la mente de sus penitentes y otros a su alrededor.

Sabía si sus penitentes habían dicho sus oraciones y cuánto tiempo habían estado orando. Muchos de ellos, cuando hablaban juntos, si se les inducía a una conversación peligrosa o incorrecta, decían: «Debemos detenernos, porque San Felipe lo descubrirá».

Una vez una mujer vino a él a confesarse, cuando en realidad deseaba obtener una limosna. Él le dijo: “En nombre de Dios, buena mujer, vete; no hay pan para ti” – y nada podría inducirlo a escuchar su confesión.

Un hombre que fue a confesarse con él no habló, sino que comenzó a temblar, y cuando se le preguntó, dijo: «Estoy avergonzado», porque había cometido un pecado muy grave. Felipe dijo suavemente: “No tengas miedo; Te diré lo que era” – y, con gran asombro del penitente, se lo dijo.

Estos casos son innumerables. No hubo una sola persona íntima con Felipe que no afirmara que conocía los secretos del corazón a las mil maravillas.

Era casi igualmente maravilloso en su poder de curar y restaurar la salud. Alivió el dolor con el toque de su mano y la señal de la Cruz. Y de la misma manera curó enfermedades instantáneamente, en otras ocasiones por sus oraciones, en otras ocasiones ordenó que las enfermedades se fueran.

Este don era tan conocido que los enfermos se apoderaban de su ropa, de sus zapatos, de los cortes de su cabello, y Dios obraba curaciones por medio de ellos.

Oración

Felipe, mi santo Patrono, las heridas y enfermedades de mi alma son mayores que las del cuerpo, y están más allá de tu curación, incluso con tu poder sobrenatural. Sé que mi Señor Todopoderoso reserva en Sus propias manos la recuperación del alma de la muerte y la curación de todas sus enfermedades. Pero ahora puedes hacer más por nuestras almas con tus oraciones, mi querido santo, que lo que hiciste por los cuerpos de aquellos que se acercaron a ti cuando estabas en la tierra. Orad por mí, para que el Divino Médico del alma, el único que lee mi corazón a fondo, pueda limpiarlo a fondo, y que yo y todos mis seres queridos seamos limpiados de todos nuestros pecados; y, ya que debemos morir, todos y cada uno, para que podamos morir, como tú lo hiciste, en la gracia y el amor de Dios, y con la seguridad, como tú, de la vida eterna.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

Si le ha servido Novena de San Felipe Neri

. Vea mas novenas de nuestro blog.

Puede que también le interese..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *