El origen de Oración de Nuestra Señora Desatando Nudos proviene de la Alemania de principios del siglo XVIII. La iglesia de San Pedro en la ciudad de Augsburgo, que se encuentra cerca de Munich, encargó una pintura de Nuestra Señora al pintor alemán Johann Schmitdner.

Para buscar inspiración para el cuadro, el pintor se remitió a las palabras de meditación de san Ireneo, obispo francés de la ciudad de Lyon, quien decía: “Eva ató el nudo de la desgracia para el género humano, María, por su obediencia, lo desató”. Esa fue la inspiración para la pintura de Nossa Senhora Desatadora dos Knots.

En el cuadro podemos ver que la cinta que aparece con nudos grandes y pequeños en el lado izquierdo de María, representando los pecados cotidianos, es lisa en el lado derecho. Esto refleja el poder de la Virgen María para liberar a los fieles de sus problemas más apremiantes. La pintura se hizo conocida como Nossa Senhora Desatadora dos Knots.

A continuación verás la Oración de Nuestra Señora Desatando Nudos en tres versiones diferentes, pero no son solo hermosos versos para Nuestra Señora, son oraciones muy poderosas para aquellos que enfrentan grandes desafíos y dificultades en la vida.

Te darás cuenta de la fuerza y ​​el poder de la Oración de Nuestra Señora Desatando Nudos tan pronto como comiences a leer y rezar las oraciones. Ten fe y confía María, tus problemas serán superados.

Virgen María, Madre del amor hermoso, Madre que nunca dejas de acudir en auxilio de un niño afligido, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a sus amados hijos, porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, vuelve tu mirada compasiva sobre mí y ver la maraña de nudos en mi vida.

ORACIÓN DE GRACIAS

Sabes mi desesperación, mi dolor y lo atado que estoy a causa de estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó desatar los nudos de la vida de sus hijos, hoy en tus manos encomiendo el lazo de mi vida.

Nadie, ni siquiera el maligno, podrá apartarla de tu preciosa protección. En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer.

Madre Poderosa, por tu gracia y tu poder intercesor junto a Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo. (tu pedido aquí) Os pido que lo desatéis para la gloria de Dios, y por los siglos de los siglos.

Eres mi esperanza. Oh mi Señora, eres mi único consuelo dado por Dios, la fortaleza de mis débiles fuerzas, la riqueza de mis miserias, la libertad, con Cristo, de mis cadenas.

Escucha mi súplica. Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

UNA FUERTE ORACIÓN POR EL MILAGRO QUE SE VIENE

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Querida Madre, María Unatadora dos Nudos, puerto de paz para los marineros de esta vida, acógeme en Tu presencia en este momento, porque te necesito mucho a Ti y a la paz.

Traigo a mi familia conmigo.

Tú fuiste el elegido, aquel a quien Dios concedió la gracia de desatar los nudos de nuestra vida.

Por Tus virtudes vino la Luz a poner fin a nuestras noches de amargura.

¡Por Tus manos, Dios bendijo a la humanidad y conocemos la paz! Esta paz es lo que te pido hoy.

ORACIÓN POR LA HUMANIDAD EN LA GUERRA

Oh Madre del hermoso amor, vuelve Tus ojos a nosotros.

Hoy encomiendo mi pobre familia a tus manos de misericordia. Enciende el faro de la gracia divina sobre ella.

Madre de Dios y Madre mía, ven a visitar mi pobre casa con Jesús, así como visitaste a Isabel, Joaquín y Juan Bautista. Como te llamaron, yo te llamo hoy.

Sabías que esas familias necesitaban tu ayuda, como yo la necesito tanto…

Como ellos te esperaron, yo te espero. Como ellos os recibieron, así os recibo yo.

Me levanto, corro y te abro las puertas.

LA HISTORIA DE LA ORACIÓN MARÍA PASA ADELANTE

Ven, Madre, entra en mi casa.

¡Quédate con nosotros, Nuestra Señora Desatando Nudos, y ruega por nosotros a Jesús!

Sé con cada uno de esta casa, porque todos somos Tus hijos, y Tú, como Madre, nos conoces como nadie.

Deshaz los nudos de los afectos desordenados, los malos hábitos, las enfermedades, las faltas de respeto, las adicciones, lo muerto, y fecunda entre nosotros una vida nueva: ¡tráenos a Jesús!

¡Tráenos el Espíritu Santo!

Tú, que desatas los nudos que nos impiden vivir en plenitud, abraza a mi familia, tómala como tuya, para que en ella brille la luz inagotable de Jesús.

Querida Madre, confío en Tus manos el nudo de discordia que existe en mi familia.

Deshaz con tu amor poderoso, con tu maternal intercesión, el nudo de incomprensión entre mi esposo y yo. (mi esposa).

Ora, Madre, junto con Jesús, para que el rocío de la gracia y del perdón caiga sobre la tierra resentida de nuestro corazón.

Danos la fuerza de lo alto, necesaria para perdonarnos y seguir amándonos, para que mi familia no sea destruida.

¡Entra en nuestro matrimonio, quédate entre nosotros, porque eres bendita entre las mujeres y el principio de los milagros de Dios! Crea esta oportunidad para la reconciliación entre nosotros.

¡Se nos está acabando el vino, Madre! No permitas que esto suceda en nuestra casa.

¡Ven a renovar nuestros sentimientos y transformarlos en algo nuevo, fructífero!

perdono a mi esposo (mi esposa) por todas las heridas que llevo, ya sean pasadas o presentes (frente a María, decir su nombre).

Perdono la agresión física en mi contra / por haberme abandonado a mí y a mis hijos / por haberme traicionado.

Lo perdono por dejarnos morir de hambre y todo tipo de penalidades. (habla con la Virgen Madre de cada uno de los nudos con tu cónyuge y sigue perdonando).

Lo perdono por irse, nunca más saber de nosotros y no querer saber de nosotros.

Lo perdono por toda su falta de respeto hacia mí en la práctica de nuestra sexualidad.

perdono a mi esposo (mi esposa) por humillarme ante los tuyos y mi familia.

Hoy tomo la decisión de perdonar para que puedas deshacer el nudo de amargura que llevo y abras las compuertas de las gracias divinas sobre mi familia.

Dame la fuerza necesaria para este paso, Madre.

Yo también estoy dispuesto a perdonar a ese hijo que me hirió (mi padre / mi madre / nuera / yerno / suegro / hermano).

Nuestra Señora, Desatando Nudos, dame la fuerza para conceder el perdón a todos los de mi familia, dame la gracia de tirar esas pesadas piedras de mi alma al fondo del mar, porque sin perdón no hay bendiciones, porque la gracia de Dios no puede fluir en mi familia sin ese perdón.

Ganar el corazón de mi esposo (mi esposa) a Jesús, ¡oh Madre del amor infinito! Despiértalo del sueño de la indiferencia y haz que los ojos de su alma se abran a Dios.

Ayúdame, Madre querida, a perdonarme también a mí, si tal vez he colaborado a provocar este nudo de falta de paz en mi hogar, con mis críticas, mis malos ejemplos, mi falta de paciencia, mis injusticias y sobre todo por no haberlo consagrado. ante mi familia a Tu Sagrado Corazón y al Amado Corazón de Jesús.

Y pido perdón por murmurar contra Él y por envidiar a familias que viven más tranquilas que la mía.

¡Paz mi casa, Reina de la Paz! ¡Contiene y calma la agitación salvaje de nuestra alma, oh Muro Divino!

En tus manos encomiendo la cinta de la vida de cada uno de los que habitan en mi casa (nombre de cada hijo, hija, nuera, yerno, suegro, cuñado).

Madre, desata el nudo de esos hijos que salieron heridos o que están dormidos por una adicción o inmersos en los peligros de la vida.

Deshaz el nudo de la rebeldía y la agresión contra tus padres.

Pon una porción desbordante de Tu amor por mis hijos en el corazón de mi esposo. (de mi esposa) y en el mio

Desata el nudo de las disputas entre mis hijos, Madre querida.

¡Desata, Madre, todas las trampas y emboscadas de Satanás que se hicieron para destruir a mi familia y quedarte con nosotros para siempre, Señora Nuestra, Desatando Nudos!

Aplasta las cabezas de las serpientes que no quieren vernos felices, dando gloria a Dios, porque eres temible como ejército en orden de batalla. (Ct 6.4) contra el mal

Estrella que anuncia el Sol, ilumina nuestros pasos.

Manto de los que están desnudos, ¡guárdanos hoy y siempre en el corazón de Tu Madre!

Acepta ser nuestro refugio y protección.

Oh Madre Soberana, danos la victoria sobre nuestro enemigo visible e invisible.

A los enfermos, trae sanidad.

A los sanos, disposición de gratitud y amor a Dios.

A los que se atacaron, reconciliación.

A los que viven en paz, perseverancia y firmeza.

a los afligidos y desalentados, un dulce consuelo.

Enciende el faro de la gracia divina sobre los que ven mal y caen en tentación.

Sé un compañero de camino para todos aquellos que caminan.

Da gracias a los que caen, para que se levanten.

A los que están de pie, a mantenerse firmes.

A los que están en la felicidad, a prosperar.

A los que son infelices, para ser ayudados.

Finalmente, guía toda nuestra vida y nos hace dignos del esplendor de los santos del cielo.

Te alabamos, oh nuestra protectora, Nuestra Señora Desatando Nudos, con cánticos de acción de gracias, glorificando a tu Hijo, Dios Padre y Espíritu Santo, ahora y siempre, por los siglos.

Amén.

Deja tu testimonio y comparte la Oración de Nuestra Señora Desatando Nudos en tus redes sociales.

«https://www.oracaoefe.com.br/oracao-de-nossa-senhora-desatadora-dos-nos/»

Puede que también le interese..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *