Salmo 23, la oración de la mañana para empezar bien el día

Salmos de la biblia

Queridos amigos, podemos encender una vela por comenzar la oración de esta mañananos ponemos en una actitud interior, de paz exterior e interior, tal vez hasta despertamos nuestro cuerpo haciendo algunos movimientos y luego nos instalamos en la presencia de Dios, disfrutar de su presencia.

Puedes encontrar otras oraciones con salmos como apoyo, como el salmo 21 por ejemplo.

Escucha la oración del Salmo 23:

En este vídeo encontrarás mi canal de Youtube mi oración con el salmo 23:

Salmo 23: oración de la mañana

si dios estás aquí estás conmigo estás cerca de mí, estás en mi corazón, te bendigo, Dios, por tu presencia. Señor, con esta oración de la mañana quiero empezar bien el día, este día que me das, yo le creo en tu palabra con este salmo 23. A través de estos versículos de la biblia, Señor, te presento esta mañana mi día que comienza.

Salmo 23, 1

1 El Señor es mi pastor; No me pierdo nada.

Desde esta mañana, Jesús, Me pongo en confianza. Nada me falta, me protegiste toda la noche de los ataques del mal, me sostuviste bajo tus brazos. Y esta mañana te digo de nuevo: “Señor, tú eres mi pastor. «Quiero dejarme guiar por ti, aprender de tu Palabra, guiados por tu Espíritu Santo. Sé que me proteges y que nada me puede faltar, ni material ni espiritualmente. Jesús, en ti confío, ayúdame a conservar esta confianza como un tesoro todo el día.

Salmos de la bibliaSalmo 3 Oración de la tarde

Salmo 23, 2

02 En prados de hierba fresca me hace descansar. Me lleva a aguas tranquilas

Este es un buen programa para este día de Jesús. Cualquiera que sea este día, día de trabajo o de ocio, día de dolor o de alegría, día de esfuerzo o de descanso, Señor, diriges mi corazón en los prados de hierba fresca, donde puedo encontrar el alimento abundante y siempre nuevo de tu amor, que se desborda e irradia en todas las dimensiones de mi vida. Que todas las reuniones de este día, oh Señor, estén marcadas con la frescura de tu Espíritu Santo. Y paz que viene de ti sed como estas aguas tranquilas junto a las cuales reposa mi corazón. Desde esta mañana, Jesús, te encomiendo todas las situaciones, angustias, angustias, pruebas de este día, para que tu paz nunca abandone mi corazón.

Salmo 23, 3

03 y devuélveme a la vida; me guía por el camino recto por la honra de su nombre.

Me haces revivir a Jesús, tu palabra es mi vida, Tu Eucaristía es mi vida, tu perdón es mi vida, tu vida es mi vida. Jesús, ven y vive en mí este día, guíame por el buen camino de tu divina voluntad. Os doy por adelantado todas las decisiones y elecciones de este día. me inspiran apropiadas decisiones personales, profesionales, familiares, espirituales. Te pido la gracia, Señor, de que hoy no cometerás un solo pecado a propósito. Por causa de tu poderoso nombre, oh Señor, oímos.

Salmo 23, 4

4 Si cruzo los valles de la muerte, no temo mal alguno, * porque tú estás conmigo; tu bastón me guía y me consuela.

Señor, sé que este día tendrá su parte de pruebas y tribulaciones, sé que el diablo buscará hacerme caer en los valles de la muerte a través del pecado. Pero Dios, ¿qué tengo que temer? Tu estas conmigo. Tomas mi mano. El bastón de tu cruz puede ahuyentar a todos los enemigos, el bastón de tu cruz es mi luz y mi guía. ¿Quién puede derribarme Dios? Eres mi esperanza. Señor sin ti estoy perdido, no me desampares en este día. Todo lo temo por mi debilidad, pero todo lo espero por tu bondad misericordiosa.

ORACIÓN DE SAN PATRICIO

Salmo 23, 5

5 – Prepárame la mesa delante de mis enemigos; * ponme el perfume en la cabeza, mi copa se va llenando.

Dios, este día también tendrá su cuota de alegrías, entusiasmo, éxito, bendiciones. Esta es la mesa que me estás preparando Señor, la deliciosa comida de tu gracia donde puedo encontrar todo el día suficiente para alimentarme y llenarme. Sí Señor, mis enemigos se asombrarán de la abundancia de tus bendiciones. Que tu gracia los ilumine, para que ellos se conviertan y disfruten también de la fiesta de tus bendiciones. Señor cúbreme con la fragancia de tu gracia, haz rebosar el vino nuevo del Espíritu Santo en la humilde copa de mi corazón. Alabanza y bendición para ti Señor para siempre. Y si es posible para hoy Señor, dame la gracia de recibir la fiesta de la fiesta, la Eucaristía, en este día.

Salmo 23, 6

6 Gracia y felicidad me acompañan todos los días de mi vida; * Habitaré en la casa de Dios todos mis días.

Tu gracia, tu felicidad Jesús, qué más puedo pedir hoy esta mañana, Jesús. También los pido todos los días. Estás ahí a mi lado, buen pastor. Me llevas a tu casa que es la Iglesia, con todos mis hermanos y hermanas en esta tierra, también todos mis hermanos y hermanas santos, con la Virgen María, con San José, mi ángel de la guarda, San Miguel Arcángel y todos los ángeles. Gracias por tu Iglesia Señor. En ti confío hoy, Papa, obispos, sacerdotes, todos los fieles, todos mis amigos, toda mi familia, hazla crecer en tu Iglesia y en todos, en todos los que me importan, aumenta tu amor y trae de vuelta a la Iglesia todos los corazones que no te conocen.

Encuentra todos los salmos aquí.

Oración de la mañana a la virgen mariaOración de la mañana a la Virgen María

Puede que también le interese..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *