Salmos de la biblia

te invito a enciende una vela Para empezar, haz unos estiramientos, unos gestos para despertar nuestro cuerpo esta mañana, también despertará nuestro corazón. Y podemos hacer un acto de fe para ponernos en la presencia de Dios, atentos, alertas, dispuestos a escuchar palabra poderosa en este salmo 94.

Puedes encontrar otras oraciones con salmos como apoyo, como el salmo 21 por ejemplo.

Escuche la oración de la mañana del Salmo 94:

En este vídeo encontrarás mi canal de Youtube Yo Marie mi oración de la mañana con el salmo 94:

Salmo 94: oración de la mañana

Señor en esta oración de la mañana aquí estoy ante ti, en tu presencia. Estás ahí Señor. Sí, estás ahí a mi lado, conmigo, en mí. Vengo a agradecerte esta noche pasada, vine a confiarte mi corazón y toda mi vida en este día para que dures. protección divina, tu bendición sobre mí y sobre todas mis actividades. Quiero orarte hoy con el salmo de la mañana por excelencia, el salmo de la oración de la mañana y reavivamiento de la Iglesia, el Salmo 94 (95).

Salmo 94, 1-2

1 ¡Venid, aclamemos con júbilo al Señor, alabemos a nuestra Roca, nuestra salvación! 02 ¡Acerquémonos a él dando gracias, con nuestros himnos festivos alabémoslo!

Desde esta mañana, Señor, quiero acoger tu alegría. Sí, queridos amigos, venid cada uno a la presencia de Dios, su bondad es inmensa y tiene muchos dones, muchas gracias para darnos en esta oración de la mañana. Gracias por esta noche, Dios, por este descanso, si dormí bien o si dormí mal, te digo gracias, Dios, por la vida, por tu vida, por este nuevo día que amanece como regalo de tu amor. de tu gracia esta mañana. Aquí estamos juntos, Señor, y venimos a ti la acción de la gracia, alegría y bendición. Venimos a ti en alabanza, canto e himno. Quizá, queridos amigos, si están solos en casa y no molesta a nadie a su alrededor, pueden canta algunas notas, o decir una palabra de bendición en voz alta. Que nuestra primera palabra de hoy sea para Dios, como un regalo para él.

Salmos de la bibliaSalmo 8, la oración de la tarde para dar gracias a Dios

Aquí estamos, Señor, para confiarte nuestro día, simbólicamente con esta primera palabra del día, te encomendamos todas las que vendrán después: ven ahora a visitarnos y a preparar todas nuestras actividades, todos nuestros gestos, nuestras palabras, nuestras reuniones Ven a bendecir de antemano, ven a ampliar tu defensa, protegiendo a tu amor en todos los momentos de este día, fáciles o difíciles. Quiero alabarte Señor por los milagros que tu amor tiene planeado para mí hoy.

Salmo 94, 3-5

3 Sí, el gran Dios es el Señor, el gran rey sobre todos los dioses; 4 tiene en su mano las profundidades de la tierra, y suyas son las cumbres de los montes; 5 Suyo es el mar, él hizo la tierra, porque sus manos la amasaron.

Dios tú eres mi creador, mi Dios, me creaste y esta mañana creas también este nuevo día, despliegas ante mí este el tiempo de gracia. Tú que creaste la tierra, las montañas y los mares, tú que creaste todo con el amor misericordioso que brota de tu corazón paternal, una vez más conduces hoy tu creación a su plenitud y confías en mí, a pesar de mi pobreza y debilidad. para usted presentarte y ofrecerte este mundoeste día, estas personas que me encontraré y que tal vez no te conocen y no saben cuán grande es la felicidad de conocerte, que me permite ser guiada y realizada por ti.

Te entrego todo Señor esta mañana. Eres el rey de todo el universo, las cosas más grandes como mi más humilde vida diaria. Ven y reina sobre mi familia cada uno de cuyos miembros os presento en esta oración de la mañana. Ven a reinar sobre mi trabajo, sobre mis colegas. Ven a reinar sobre mis actividades. Ven y desbloquea cualquier situación que esté bloqueada o sea contraria a tu gracia. ven a acostarte protección divina de tu reino en todas las dimensiones de mi vida. Gracias a Dios.

Salmo 94, oración matutina poderosa

Salmo 94, 6-7

6 Entrad, postraos, postraos, adoremos al Señor que nos hizo. 7 Sí, él es nuestro Dios; nosotros somos el pueblo que él conduce, el rebaño llevado por su mano.

ORACIÓN DE SAN SEBASTIÁN

Sí, queridos amigos, entremos en el santuario de nuestra alma para encontrar allí a Dios, postrémonos, humillémonos. El está aquí. Él nos ama y quiere estar con todos y cada uno durante todo el día. pero el es demasiado el buen Pastor que nos lleva a todos juntos a las aguas del reposo, y este rebaño que conduce es su Iglesia. Gracias Señor por tu Iglesia. Te lo encomendamos con nuestro Papa, con nuestros obispos, con nuestros sacerdotes y todos sus miembros. A través de esta oración de la mañana, condúcenos a todos y cada uno de nosotros a la plena realización de tus designios de amor por la humanidad. Gracias por todas las misas que se celebrarán en este día. Gracias por todos los pecadores que se volverán hacia ti.. Guíanos con tu mano, protégenos, dirígenos con el servicio de los ángeles y los santos. Pídele a la Virgen María que nos proteja en cada momento de este día. Bendito seas Dios, eres nuestro Dios, te adoramos y alabamos esta mañana.

¿Escucharás sus palabras hoy?

La gran y hermosa pregunta de este salmo que se nos plantea esta mañana: hoy, escucharás su palabra ? Tienes una opción hoy. Elige la vida, dice la Palabra de Dios en Deuteronomio. Sí, Señor, quiero escuchar tu palabra hoy. Quiero elegir ahora para llegar hoy unos momentos para ti. Tal vez Misa, tal vez un tiempo de adoración o un tiempo de alabanza. Tal vez el Ángel del mediodía, tal vez el Rosario. Tal vez todos estos juntos, o tal vez solo un pensamiento para ti en ese momento. Ven y vive mi día Señor, déjame caminar en tu presencia para recibir tu fuerza y ​​vida en cada momento.

Salmo 94, 8-11

8 «No cierren su corazón como en el desierto, como en el día de la tentación y la oposición, 9 cuando sus padres me tentaron y me provocaron, pero vieron mi explotación. 10 Cuarenta años su generación me ha defraudado, + y yo dije : Este pueblo se ha desanimado, no ha conocido mis caminos. 11 En mi ira he jurado: ‘Nunca entrarán en mi reposo.'»

Señor, sé que no hay felicidad fuera de ti. Esto es lo que me dice la historia sagrada, pero también mi experiencia personal y lo que veo del mundo de hoy. Corazones Sufren por estar lejos de ustedes, los corazones sufren por las dramáticas consecuencias del pecado, los corazones no encuentran el descanso que hay en ustedes. Por mí, Señor, quiero tener mi corazón abierto todo el día, acogedor y disponible a tu gracia. Tú conoces mi fragilidad, yo también. Soy un pobre pecador. vi el tuyo maravillas en mi vida, pero me cuesta seguir tus caminos. PORQUE necesito tu gracia, tu perdón y misericordia. Como decía Santa Margarita María: Todo lo temo de mi debilidad, pero todo lo espero de vuestra bondad. Y si vuelvo a caer hoy, Dios quiera que me levante pronto y corra a tus brazos, disculparse, pide perdón a mis hermanos y hermanas, corrígeme para recibir la santidad que me quieres dar. Señor de la mansedumbre, haz que me proponga hoy ser santo, para que pueda acostarme esta noche más santo de lo que me desperté esta mañana. Entonces entraré en tu descanso y paz.

Encuentra todos los salmos aquí.

Salmos de la bibliaSalmo 23, la oración de la mañana para empezar bien el día

Puede que también le interese..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *